Rosa en el cielo

495
La nebulosa Gum 26 observada por el instrumento FORS acoplado al telescopio VLT del Observatorio de Cerro Paranal, desde Chile. (ESO)

En nuestra Vía Láctea hay numerosas regiones en las que están naciendo estrellas nuevas. Son zonas en las que a partir del colapso del gas y polvo se forman las estrellas. A unos 20 000 años luz de distancia, en la constelación meridional de Vela, se encuentra una de estas regiones denominada Gum 26.

En este caso recibe la clasificación de región H II o nebulosa de emisión. En su interior, la radiación ultravioleta procedente de las estrellas recién nacidas es tan intensa que provoca la ionización del gas de hidrógeno, arranca los electrones más externos que, al ser recapturados, emiten fotones de luz rosada. Observando el cielo en rosa, debido a las estrellas nuevas, los astrónomos pueden aprender más sobre las condiciones bajo las que se han formado y estudiar cómo influyen en su entorno cósmico.

La denominación Gum proviene del astrónomo australiano Colin Stanley Gum, que en los años 50 del siglo pasado realizó un estudio de nebulosas de emisión en el hemisferio sur. Fruto de su trabajo fue la publicación de un conjunto de ochenta y cuatro nebulosas y complejos moleculares.

Esta imagen pertenece al programa Gemas Cósmicas del ESO, un programa de comunicación pública que realiza imágenes interesantes o visualmente atractivas usando los telescopios del ESO, con propósitos educativos. Este programa emplea tiempo de observación que no se aprovecha para observaciones científicas.