Primeros resultados de la misión «ExoMars»

Blog_julio_2019
Concepción artística de ExoMars-TGO estudiando la atmósfera de Marte. (ESA/ATG medialab)

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) participan en los resultados, así como en el equipo científico que desarrolló NOMAD, uno de los instrumentos implicados.

El orbitador TGO de la misión ExoMars (ESA-Roscosmos) comenzaba en abril de 2018 su misión científica desde una órbita a unos cuatrocientos kilómetros sobre la superficie de Marte. Esta distancia le permitió estudiar sin riesgo una tormenta de polvo que cubrió el planeta a los pocos meses y comprobar cómo el aumento de polvo afectaba al vapor de agua en la atmósfera, dato esencial para entender la historia del agua en Marte. Además, las medidas de ExoMars apuntan a una ausencia de metano en el planeta rojo, un compuesto cuya existencia en Marte lleva estudiándose desde hace más de una década.

El metano resulta interesante para los especialistas en Marte porque puede constituir una señal de la existencia de vida –en la Tierra el 95 % del metano de la atmósfera proviene de procesos biológicos–, o de procesos geológicos. Como la radiación solar destruye las moléculas de metano en un plazo de pocos cientos de años, cualquier detección de metano hoy en día implica una liberación reciente, incluso si se produjo hace millones o miles de millones de años y permaneció atrapado en el subsuelo. Además, los gases traza se mezclan a diario y de manera eficiente cerca de la superficie del planeta, y los modelos de circulación del viento global indican que el metano se mezclará de manera uniforme en todo el planeta en pocos meses.