Observatorio móvil «Perseverancia»

563
Adaptando un remolque como observatorio móvil. (Foto cortesía del autor)

Cuando llega la hora de una salida astronómica habitual, transportar un equipo completo pesa cada año más, aunque se haya renunciado a diámetros asequibles de telescopio, cambiado portátil por tablet, cables por wifi…

Cada año, digo, vas añadiendo más complementos a tu equipo, que muchas veces usas y otras veces echas en falta en plena oscuridad y maldices tu olvido cuando estás disfrutando de una buena noche de observación con los amigos, y, qué cosas: siempre es un accesorio que te has dejado en tu trastero o en un cajón de casa, e inevitablemente reflexionas que estás entrando en años y cada vez andas más olvidadizo y que pronto ya no andarás en condiciones físicas para subir y bajar tantos trastos de casa al coche y a la vuelta, más de lo mismo.

En ciudad es más difícil tener la proximidad del equipo astronómico cerca del coche ya que generalmente vivimos en bloques de pisos o a lo sumo tenemos acceso a un garaje comunitario, o si después de muchos sacrificios poseemos una casa adosada con garaje particular, aun así seguimos año tras año cargando y descargando nuestros trastos con cada salida de observación.

Manuel Miguel Reina Viedma

Artículo completo en la revista de diciembre de 2023.