In the shadow of the moon. La llegada del ser humano a la Luna narrada por sus protagonistas

Logotipo diseñado por el artista Matthew Skeins conmemorando el 50 aniversario del programa Apollo. (NASA)

Durante los últimos meses de 2018 y hasta final de 2022, la NASA celebrará el 50 aniversario del programa espacial que nos llevó a la Luna, el programa Apollo. Para esta efeméride, la agencia espacial estadounidense ha diseñado un logotipo que es toda una declaración de intenciones. En él se pueden ver, entre otras cosas, la Luna (objetivo conseguido), el número 50 (en alusión al aniversario) y a Marte acompañado de la frase Next giant leap («El próximo gran salto»). Sin duda alguna, el punto álgido de las celebraciones serán los días del 19 al 21 de julio en el Summer Moon Festival de Wapakoneta (Ohio), lugar de nacimiento de Neil Armstrong.

Si, como la gran mayoría de nosotros, no puedes asistir a estos actos conmemorativos, una buena manera de rendir homenaje a sus protagonistas es recordar esta hazaña siendo narrada por ellos mismos. In the shadow of the moonEn la sombra de la Luna») es un documental británico estrenado en enero de 2007, por lo que cuenta ya con más de diez años de vida, pero sin duda, ahora es el momento ideal para visionarlo de nuevo o por primera vez. Dirigido por David Sington, es un obsequio visual para los amantes del espacio durante sus 109 minutos de duración.

Este metraje se centra en las misiones tripuladas del programa Apollo que estaban destinadas a alunizar, es decir desde el Apollo 11 al Apollo 17 (1969 a 1972), haciéndose también un breve repaso a cómo se inició la conquista de la Luna por parte de los Estados Unidos. Pero lo que hace sobresalir a esta cinta por encima del resto es que los hechos están narrados íntegramente por los protagonistas de aquellos gloriosos años. Diez astronautas de los cuales ocho pisaron nuestro satélite. De la mítica misión Apollo 11 destaca la colaboración de Michael Collins y su peculiar punto de vista, la no aparición de Neil Armstrong por motivos personales y la exigencia de remuneración económica de Buzz Aldrin para salir en el documental.

Todas las imágenes son reales. Con archivos hasta la época nunca mostrados al gran público y además revisado para ofrecerlo en la mejor calidad de imagen posible. Un regalo para los sentidos.

Desde su lanzamiento el documental fue un éxito, cosechando galardones como el Sir Arthur Clarke Award o el Premio de la Audiencia en el festival de cine de Sundance. Obtuvo críticas excelentes de medios especializados, que llegaron a escribir sobre él que «su visionado es como un viaje de ida y vuelta a la Luna» o «el valor de este documental es enorme para las generaciones actuales y futuras». Sin duda, es una de esas cintas que todo amante del espacio debería gozar al menos una vez en la vida.