La observación del Sistema Solar: La Luna (I)

504

El acceso a las observaciones de las misiones espaciales nunca fue tan fácil como con esta herramienta. Y es apta para todos los públicos.

La Luna, nuestro único satélite natural, siempre resultó un astro especialmente diferente para los antiguos observadores. Para ellos estaba acompañada de misterio, inspiración y supersticiones. Realmente, desde el prisma de la mera observación, tiene unas características muy singulares. A diferencia de los otros astros cuya forma no cambia, la Luna, como escribía el prestigioso historiador Mircea Eliade, tiene devenir. Los ángulos cambiantes de su posición con respecto al Sol y la Tierra van definiendo fases que siempre han sido registradas en el imaginario de los hombres de las primeras civilizaciones asociadas a mensajes y símbolos específicos. A la luz del entendimiento de las culturas de la antigüedad la Luna nace, crece, muere y desaparece. Pero su desaparición nunca era definitiva. Después reaparecía o renacía y reproducía el ciclo anterior. Inexorablemente, con una cadencia conocida y previsible, definía una periodicidad concreta.

Puedes leer más en nuestro Nº 222 – Diciembre