El tránsito de Mercurio del 11 de noviembre

182
artículo-4-nov-2019
Tamaños aparentes del Sol y Mercurio durante el tránsito del 11 de noviembre. A modo de comparación, se ve en azul el tamaño de Venus durante su último tránsito de junio de 2012. (Imagen cortesía del autor)

El próximo 11 de noviembre habrá un suceso astronómico extraordinario, que no podremos volver a presenciar sino hasta dentro de trece años, en 2032. El planeta Mercurio pasará por el frente del disco del Sol, un fenómeno conocido como tránsito. Es lo mismo que ocurre durante un eclipse en el que la Luna pasa por el frente del Sol, ocultándolo, salvo que en este caso no es la Luna sino el planeta Mercurio que, por estar más lejos de nosotros, se ve muy pequeñito y no alcanza a producir una ocultación. Mercurio se interpone entre la Tierra y el Sol más de trescientas veces por siglo, pero no todas producen un tránsito porque los alineamientos no son perfectos, puesto que las órbitas de ambos planetas están en planos ligeramente diferentes. Solo hay unos trece tránsitos de Mercurio cada siglo y siempre se producen en los meses de mayo –una tercera parte de ellos– y noviembre –las otras dos terceras partes–.  El planeta se ve como un pequeño punto negro que cruza el disco solar, tan débil, que es imposible detectarlo sin la ayuda de un telescopio. Pero vale la pena seguirlo, aunque, eso sí, hay que tomar las precauciones necesarias para proteger la vista y la óptica del telescopio, usando un filtro adecuado delante de la lente o espejo objetivo. Un filtro solar o una hoja de Mylar astrónomico adosada al telescopio servirán de protección segura.