EL CIELO DEL MES DE SEPTIEMBRE

Calendario astronómico de septiembre:

  • Día 3: la Luna oculta la estrella κ Gem
  • Día 7: Luna nueva.
  • Días 9-10: conjunción de la Luna y Venus.
  • Día 13: la Luna en cuarto creciente.
  • Días 16-18: conjunción de la Luna con Júpiter y Saturno.
  • Día 21: plenilunio.
  • Día 22: comienza el otoño en el hemisferio norte (primavera en el sur).
  • Día 29: la Luna en cuarto menguante.

Y también este mes…

–  Casiopea, el Gran Cuadrado de Pegaso y Andrómeda.

 

El verano llega a su fin y nos preparamos para recibir el otoño en el hemisferio norte (primavera en el sur). En concreto, cambiaremos de estación el día 22 de septiembre a las 21:21, hora peninsular española. El cambio viene marcado por el equinoccio de otoño, el instante en el que el Sol cruza el ecuador celeste y la duración del día y de la noche son muy similares. A mediados de septiembre, el Sol en Madrid sale a las 7:56 y se pone a las 20:24, hora peninsular española, dando lugar a algo más de 12 horas de luz al día.

 

El mes comienza con una ocultación lunar de la que podremos ser testigos. La madrugada del día 3 de septiembre, la Luna pasará por debajo de la constelación de Géminis; en concreto, la Luna menguante estará casi alineada con las dos estrellas más brillantes de la constelación, Cástor y Pólux. Si miramos en la dirección del lado oscuro de la Luna desde Madrid, a las 5:14h veremos que, de pronto, la estrella κ Gem reaparece. Como la Luna no tiene atmósfera, esta reaparición ocurre de forma muy rápida. La hora exacta de la emersión varía algunos minutos de unas zonas de la Península a otras. Desde Canarias, la ocultación no será visible.

Si miramos hacia el oeste tras la puesta de Sol, Venus sigue destacando muy brillante sobre el horizonte durante el crepúsculo y el comienzo de la noche. El día 9, una fina Luna creciente visitará a Venus y formarán un triángulo equilátero con la estrella Espiga, situada inmediatamente debajo de Venus y la Luna. Al día siguiente, la Luna se habrá desplazado hacia el este al mismo tiempo que engorda poco a poco; así, el día 10, la Luna, Venus y Espiga estarán prácticamente alineados.

 

Júpiter y Saturno siguen acompañándonos durante gran parte de la noche desde su posición en la constelación de Capricornio. Según avanza el mes, van ganando más altura sobre el horizonte sureste tras la puesta de Sol, y adelantan también poco a poco la hora de su desaparición tras el horizonte oeste de madrugada. Júpiter, el más brillante de los dos planetas, sigue a Saturno de cerca por la eclíptica. Los días 16 a 18 son buenas opciones para observarlos a simple vista, ya que la Luna creciente se situará cerca de los planetas gigantes gaseosos.

En esta época del año, si dirigimos nuestra mirada hacia el noreste sobre la medianoche podremos ver la constelación de Casiopea, con su característica forma de «W». Cerca de Casiopea, algo más al este se sitúa el Gran Cuadrado de Pegaso; a un lado, unida a un extremo del Gran Cuadrado, encontramos la constelación de Andrómeda. En esta constelación se sitúa la galaxia de Andrómeda (M 31), el objeto más lejano que puede distinguirse a simple vista. Andrómeda es una galaxia espiral, al igual que nuestra Vía Láctea, y forma parte de lo que conocemos como el Grupo Local: es el elemento más notable de nuestro inmediato vecindario galáctico. Para poder observarla a simple vista es necesario alejarse de las ciudades y buscar cielos suficientemente oscuros, libres de contaminación lumínica. Con unos prismáticos o un pequeño telescopio, podremos distinguir mejor esta extensa mancha difusa que atesora, en realidad, en torno a un billón de estrellas. Los astrónomos aficionados más aventajados podrán distinguir, además, la pequeña galaxia compacta elíptica M 32 y la enana elíptica M 110, que están dando vueltas alrededor de la galaxia de Andrómeda.

¡Disfrutad del cielo este mes!

 

Texto e imágenes:  Observatorio Astronómico Nacional-IGN, https://astronomia.ign.es