EL CIELO DEL MES DE OCTUBRE

Calendario astronómico de octubre:

  • Día 6: Luna nueva.
  • Día 9: máximo de las dracónidas y conjunción de Venus con la Luna
  • Día 13: la Luna en cuarto creciente.
  • Día 13-15: conjunción de la Luna con Júpiter y Saturno.
  • Segunda quincena: Mercurio es visible hacia el este al amanecer.
  • Día 20: plenilunio.
  • Día 22: máximo de las oriónidas.
  • Día 28: la Luna en cuarto menguante.

Estamos ya en pleno otoño en el hemisferio norte y los días van acortando de forma vertiginosa: a comienzos de mes, cada día perdemos casi 3 minutos de luz en la península ibérica. A mediados de octubre, el Sol en Madrid sale a las 8:26 y se pone a las 19:35, hora peninsular española, dando lugar a unas 11 horas de luz al día. El mes comienza con una fina Luna menguante que, a partir del día 6, volverá a crecer hasta alcanzar la fase de Luna llena el día 20 de octubre.

Venus es el planeta más brillante que podemos observar en el cielo durante este mes. Como los últimos meses, sigue siendo visible sobre el horizonte oeste durante el crepúsculo, desapareciendo poco después del comienzo de la noche cerrada. El día 9 de octubre al anochecer podremos ver una atractiva conjunción de Venus con la Luna; además, a mediados de mes, Venus estará situado cerca de Antares, la brillante gigante roja de la constelación de Escorpio.

Durante la primera mitad de la noche, Júpiter y Saturno se desplazan de este a oeste a lo largo de la eclíptica. Al oscurecer, los dos planetas están situados sobre el horizonte sur-sudeste, en la constelación de Capricornio, siendo Saturno el menos brillante de los dos. A lo largo del mes van adelantando el momento en que se ponen tras el horizonte oeste, de forma que a finales de octubre ya habrán desaparecido del cielo hacia la medianoche. Entre los días 13 y 15 de octubre, la Luna visitará a estos dos planetas gigantes gaseosos.

Aunque con dificultad, la segunda mitad de octubre podremos ver al huidizo Mercurio al amanecer. El mejor momento para observarlo será en torno al día 25, cuando se produce la máxima separación angular entre Mercurio y el Sol. Podremos verlo a escasa altura sobre el horizonte este, siempre que tengamos una vista despejada sobre el horizonte. A una cierta distancia a la izquierda de Mercurio destaca la brillante estrella Arturo.

La lluvia de las dracónidas es visible en el hemisferio norte entre el 6 y el 10 de octubre, con una máxima actividad la noche del 8 al 9 de octubre. La luna nueva habrá tenido lugar dos días antes, por lo que este será un año excelente para observarlas. Aunque las dracónidas suelen ser una lluvia tímida, en ocasiones presentan picos con gran actividad. El radiante está situado en la constelación de Draco, el Dragón, de donde parecen surgir los meteoros, aunque pueden extenderse por todo el cielo.

Por su parte, la lluvia de las oriónidas presenta una amplia ventana de actividad que se extiende a lo largo de todo el mes. El máximo de actividad se espera la noche del 21 al 22 de octubre, pero la Luna, que estará llena el 20 de octubre, dificultará la observación de los meteoros este año. El radiante está situado en la constelación de Orión, de donde toma su nombre la lluvia. Para observar las estrellas fugaces, es recomendable alejarse de las zonas con mayor contaminación lumínica e intentar tener un campo de visión lo más amplio posible, sin obstáculos, dirigiendo nuestra mirada hacia las zonas más oscuras del cielo, lejos del resplandor de la Luna.

 

 

¡Disfrutad del cielo este mes!

 

Texto e imágenes:  Observatorio Astronómico Nacional-IGN, https://astronomia.ign.es