EL CIELO DEL MES DE FEBRERO

Calendario astronómico

  • Día 4: La Luna en cuarto menguante
  • Día 6: la Luna menguante pasa muy cerca de Antares
  • Día 18 y 19 la Luna creciente pasará muy cerca de Marte
  • Día 27: Luna llena

Y también este mes…

Los días se están alargando en el hemisferio norte (y acortando en el sur). En Madrid, el 15 de febrero el Sol sale a las 8:08 y se pone a las 18:50 hora peninsular española, dando un total de algo más de 10 horas y media de luz. El mes de febrero se abre con la Luna menguante, pasando en concreto por la fase de cuarto el día 4. A partir del día 11 la Luna vuelve a crecer, siendo visible primero hacia el suroeste al anochecer, y dominando toda la noche a final de mes, con Luna llena el día 27 de febrero.

El cielo de este mes tendrá una presencia reducida de planetas, pero esto nos brinda la oportunidad de centrar nuestra atención en otros objetos celestes. Por ejemplo, el día 6 de febrero la Luna menguante pasará muy cerca de Antares. Situada en el corazón de Escorpio, la constelación del escorpión, Antares es una estrella supergigante roja que destaca por su característico color rojizo. Aunque la Luna parece mucho más grande que Antares en el cielo, aquella estrella es en realidad 272 000 veces más grande que la Luna, con un diámetro de 946 millones de kilómetros (como referencia, nuestro Sol tiene un diámetro de 1,4 millones de kilómetros). Aprovecha la cercanía de la Luna el 6 de febrero para localizar Antares y disfrutar con este atractivo dúo celestia.

Tras la desaparición de Júpiter y Saturno del crepúsculo vespertino, Marte queda como el único planeta visible en el cielo al anochecer. El planeta rojo puede verse durante la primera mitad de la noche, desde la puesta de Sol hasta pasada la medianoche. El brillo de Marte ha decaído respecto al otoño pasado, y sigue perdiendo brillo, desde 0,5 hasta 0,9 magnitudes según avanza el mes. Marte empieza el mes situado en Aries y se desplazará a Tauro hacia finales de febrero. A lo largo del mes de febrero, Marte se va aproximando a las Pléyades, el cúmulo estelar popularmente conocido como «las siete hermanas». Esta aproximación culminará el 3 de marzo con la máxima aproximación entre Marte y las Pléyades.

 

Además, los días 18 y 19 de febrero, la Luna creciente pasará muy cerca de Marte. El día 19, precisamente, la Luna alcanza la fase de cuarto creciente. Marte ya estará cerca de las Pléyades, por lo que un recorrido por esta región del cielo a simple vista, o con unos prismáticos, nos permitirá identificar estrellas como la brillante Aldebarán, en Tauro, las Pléyades y Marte junto a la Luna.

 

Tras acompañarnos al anochecer durante meses, Júpiter y Saturno desaparecieron del cielo suroeste a mediados de enero. Estos planetas gigantes gaseosos reaparecerán al sureste a finales de febrero al amanecer, aunque inicialmente estarán bastante bajos respecto al horizonte. Durante los próximos meses será más fácil verlos. Saturno es el menos brillante de los dos planetas, pero el primero en aparecer por el horizonte, y llega a alcanzar algo más de altura antes de la salida del Sol. Aunque también a escasa altura sobre el horizonte, Mercurio acompañará a Júpiter y Saturno a finales de febrero sobre el horizonte sureste al amanecer. Los tres planetas están situados en la constelación de Capricornio.

 

Una de las constelaciones más representativas de los cielos invernales es Orión, que la mitología clásica identificaba con un cazador. Puede encontrarse fácilmente por su forma de reloj de arena y por las tres estrellas alineadas que destacan en su centro: el cinturón de Orión o «las tres Marías». Si prolongamos la línea que une estas tres estrellas hacia el sureste, llegaremos a Sirio, la estrella más brillante del firmamento nocturno. Si, por el contrario, partimos del cinturón de Orión y nos desplazamos hacia el noroeste, daremos con la gigante roja Aldebarán, en la constelación de Tauro (Figura 5). Avanzando un poco más en esa misma dirección se encuentra el cúmulo de las Pléyades, al que aludíamos antes; a simple vista parece un conjunto compacto de unas pocas estrellas, pero con unos prismáticos y un cielo oscuro es posible apreciar varias decenas de estrellas.

 

 

¡Disfrutad del cielo este mes!

 

Texto e imágenes:  Observatorio Astronómico Nacional-IGN, https://astronomia.ign.es