EL CIELO DEL MES DE ABRIL

Calendario astronómico de abril:

  • Día 4 al amanecer: la Luna en cuarto menguante oculta a la estrella Nunki.
  • Días 6 y 7 al amanecer: la Luna visita a Júpiter y Saturno.
  • Día 12: Luna nueva.
  • Día 17 al anochecer: la Luna visita a Marte.
  • Día 20: la Luna en cuarto creciente.
  • Día 22 de abril: máximo de la lluvia de meteoros de las Líridas.
  • Día 27: plenilunio.

Y también este mes…

  • Osa Mayor, Leo y Boötes.

Durante el mes de abril, los días siguen alargando en el hemisferio norte (cada día ganamos más de dos minutos de luz a la latitud de Madrid), mientras que los días continúan acortando en el hemisferio sur. En Madrid, el 15 de abril el Sol sale a las 7:36 y se pone a las 20:54 hora peninsular española, lo que supone un total de más de 13 horas de luz.

 

Abril comienza con la Luna en estado menguante, alcanzando la fase de cuarto el día 4. Precisamente el día 4, la Luna ocultará a la estrella Nunki, en la constelación de Sagitario. En Madrid, la inmersión se produce casi al amanecer, mientras que en el sur de la Península debería ser más fácil de observar; por eso, nuestra gráfica muestra la visibilidad desde Huelva. A simple vista, es posible ver cómo la Luna «se traga» esta estrella, aunque el fenómeno es más vistoso aún si tienes unos prismáticos o un pequeño telescopio a mano: así podrás apreciar cómo desaparece Nunki tras el relieve lunar en cuestión de unos pocos segundos.

Marte sigue dominando el cielo durante la primera mitad de la noche. Está situado en la constelación de Tauro y a finales de abril entrará en la constelación de Géminis. El día 17 de abril, la Luna creciente pasará muy cerca de Marte, formando un dúo muy atractivo enmarcado por estrellas tan brillantes como Pólux, Capella, Aldebarán o Betelgeuse. Con unos pequeños prismáticos, podrás ver la Luna y Marte en el mismo campo de visión, ya que estarán separados tan solo unos 3 grados. Venus aparece en el cielo del atardecer a finales de mes, aunque todavía con muy poca altura sobre el horizonte oeste tras la puesta de Sol. Los próximos meses podremos observar Venus con mayor facilidad en su recuperado rol de lucero vespertino

Júpiter y Saturno ya están afianzados como los protagonistas del cielo matutino, situados sobre el horizonte sudeste en el momento de comenzar el crepúsculo. Júpiter es el más brillante de los dos, aunque Saturno alcanza una altura algo mayor sobre el horizonte. Además, los días 6 y 7 de abril, una Luna menguante cada vez más fina se pasará a saludar a cada uno de estos planetas en días sucesivos. Qué mejor manera de empezar el día que viendo los dos planetas gigantes gaseosos acompañados por nuestro satélite natural al despuntar la aurora.

Durante la segunda quincena de abril es posible ver estrellas fugaces de la lluvia de las Líridas. El momento de mayor actividad debería ocurrir la noche del 21 al 22 de abril. Los meteoros parecen provenir de un punto al norte de la constelación de la Lira, cerca de la brillante estrella Vega. Es preferible observar las Líridas durante la segunda mitad de la noche, idealmente poco antes del inicio del alba, ya que en ese momento la Luna ya se habrá puesto y el radiante se encontrará muy alto en el cielo. Como siempre, los cielos oscuros y alejados de la contaminación lumínica harán que podamos ver un mayor número de estrellas fugaces.

Con la llegada de la noche empiezan a destacar algunas estrellas en el cielo. Este mes te explicamos cómo identificar las estrellas Régulo y Arturo: son tan brillantes que es fácil verlas incluso desde las ciudades. La Osa Mayor es quizá la constelación más famosa del hemisferio norte, aunque a muchos nos resulta más intuitivo visualizarla como un carro o un cazo que como una osa. Las estrellas del segmento derecho del cazo nos permiten encontrar la estrella polar. Por otro lado, prolongando el segmento izquierdo del cazo en la dirección opuesta, tal y como muestra la imagen, podrás encontrar fácilmente la brillante Régulo, en la constelación de Leo. La estrella Régulo marca las patas delanteras del león, mientras que la cabeza del león tiene el aspecto de un signo de interrogación girado que termina en Régulo. La Osa Mayor también nos sirve de guía para encontrar otra estrella muy brillante, Arturo. Para ello, basta con prolongar el «mango» del cazo hacia el lado exterior siguiendo un arco que nos conducirá hasta Arturo, en la constelación de Bootes (el Boyero). Arturo es la estrella más brillante en el cielo nocturno del hemisferio norte (aunque desde el hemisferio norte podemos ver alguna estrella del hemisferio sur que es incluso más brillante, como Sirio).

¡Disfrutad del cielo este mes!

 

Texto e imágenes:  Observatorio Astronómico Nacional-IGN, https://astronomia.ign.es