Editorial marzo 2021

Exploración y explotación

Justo cuando escribo estas líneas, la sonda Al-Amal, de los Emiratos Árabes Unidos, acaba de insertarse correctamente en la órbita de Marte, consiguiendo así ser la quinta nación/organización del mundo en llegar al planeta rojo tras la URSS/Rusia, EE. UU., la ESA e India. China, con su orbitador Tianwen-1, que lo hará a continuación, será la sexta.

¿Quién será la séptima? Algunos cada vez apuestan más fuerte por SpaceX, una empresa privada (ver páginas 18-19). Con todo lo que ello supone de positivo y negativo al no tratarse, como hasta ahora, de naves propiedad de agencias gubernamentales.

Esta es una pregunta que me hago a menudo: ¿el futuro de la exploración del espacio será la explotación del espacio liderado por la iniciativa privada? Si establecemos una burda comparación histórica, las exploraciones pioneras que realizó Europa del nuevo mundo hace quinientos años eran organizadas y financiadas por los estados, para pasar luego a una etapa en la que de la exploración se pasó a la explotación, comandada por grandes emporios comerciales. La globalización de la era actual no ha hecho más que exacerbar el dominio de las empresas sobre la utilización de los recursos del planeta. No veo porqué este esquema no va a volver a repetirse más allá de nuestra atmósfera. Tan pronto la tecnología necesaria para salir del pozo gravitatorio de la Tierra sea tan económica como para permitir una exploración masiva y una explotación igualmente masiva después, todo se desarrollará de una forma natural.
Por supuesto, hay multitud de imponderables, el mayor de ellos la emergencia climática que, querámoslo o no, va a determinar el futuro de la humanidad las próximas décadas. Pero creo que precisamente puede significar un acicate para que tratemos de esforzarnos en minorar sus efectos, entre otras cosas, «no poniendo todos los huevos en la misma cesta», como dice el sabio refranero. De hecho, este es uno de los objetivos fundacionales de SpaceX: que seamos una sociedad multiplanetaria.
El tiempo dirá a dónde nos llevan estas aventuras. De lo que no me cabe duda es que, al menos, será interesante. ()

Ángel Gómez Roldán     Director AstronomiA Magazine

Astronomía Marzo 2021 No 261 – Edición digital

Astronomía Marzo 2021 No 261 – Edición impresa