Editorial julio-agosto 2022

Vicisitudes

Los lectores habituales de la revista en su formato de papel probablemente habréis notado, en especial en el número del pasado mayo, que algunas características del tipo de papel de las páginas de la revista, como el gramaje o su textura, han sufrido cambios en los últimos meses. Hemos oscilado de la textura semimate habitual a brillo y luego a semimate de nuevo, o incluso, como en el mencionado ejemplar de mayo, un grosor mucho mayor del habitual.
Estas alteraciones forzadas se han debido a los graves problemas de suministro de papel que está teniendo la industria editorial de manera general, fruto de la complicada situación geopolítica por la pandemia y la guerra de Ucrania, a la que en nuestro caso particular se sumó una larguísima huelga de la papelera finlandesa que nos provee. La falta de papel para impresión en el formato tradicional de Astronomía nos obligó a tener que sacar la revista en varias ocasiones con un tipo de papel diferente pero con la misma o mayor calidad para poder estar a tiempo con suscriptores y quioscos.
Esperamos no tener más problemas de este tipo en el futuro, para lo que hemos tomado medidas, aunque muchas circunstancias escapan a nuestro control. Son tiempos difíciles, pero como siempre seguiremos esforzándonos al máximo de nuestras posibilidades para continuar mes a mes compartiendo con vosotros la astronomía.
Esperando que disfrutéis de los contenidos extra de este número de verano, os deseo unas noches estivales limpias, oscuras y sin contaminación lumínica. Y recordad que el próximo 12 de julio se hacen públicas las primeras imágenes del telescopio espacial James Webb. Lo contaremos con todo detalle en la revista de septiembre. ¡Feliz verano!

Ángel Gómez Roldán     Director AstronomiA Magazine

 

Astronomía julio-Agosto 2022