Editorial Astronomía mayo 2018

285
El científico Stephen Hawking experimenta la ingravidez para fomentar el interés por el espacio. En la imagen es ayudado por otros compañeros durante su vuelo experimental el 26 de abril de 2007. Zero Gravity Corp (AP)

Hawking

El pasado 14 de marzo, cuando la anterior revista de abril ya estaba en imprenta, recibimos la noticia del fallecimiento del físico y cosmólogo inglés Stephen Hawking, sin duda, uno de los científicos más populares y mediáticos de la historia reciente. No pudimos por las fechas dar la noticia en la mencionada revista del mes pasado, pero en este de mayo le tributamos sendos artículos de opinión en las secciones de La Tribuna y Paradojas.

Mucho se ha escrito ya sobre la figura de Hawking, además de sus importantes contribuciones a nuestra comprensión del universo, pero en una publicación como la nuestra no podemos dejar de dedicarle varios espacios destacados. Yo mismo tuve ocasión de coincidir con Hawking hasta en tres ocasiones diferentes  a lo largo de mi carrera profesional, y en una de ellas incluso tuve el privilegio de hacerle un par de preguntas directas en una rueda de prensa en petit comité, hace ya nade menos que tres décadas, y cuando aún su capacidad de comunicación era bastante más ágil que en sus últimos años. Jovenzuelo todavía impresionable como era yo entonces, recuerdo vivamente la sugestión que me causó la penetrante mirada de Hawking y sus respuestas a mis preguntas sobre agujeros negros. Fue un honor conocerle, profesor.

Y qué mejor manera para homenajear en cierto modo el legado de un gran científico continuando con nuestra modesta labor divulgadora de la astronomía: el controvertido metano marciano es el articulo destacado del ejemplar de este mes, firmado en exclusiva por dos expertos en la investigación del planeta rojo; presentamos el primero de tres artículos sobre el proyecto «100 Lunas cuadradas» del IAC; y en la serie sobre la observación del Sistema Solar le toca en esta ocasión a los eclipses de Sol. Disfrutad del resto de la revista, y hasta el mes próximo.

 

Ángel Gómez Roldán