Editorial abril 2022

Astronomía para un mundo mejor

E l titular del artículo de la habitual colaboración semestral de la Sociedad Española de Astronomía de este mes no puede ser más oportuno en estos tiempos tan convulsos que nos toca vivir, donde los autores nos presentan los objetivos y acciones realizadas por la comisión SEA para el Desarrollo, con especial énfasis en la colaboración entre España y África para el avance de la astronomía en el continente y su uso como motor de desarrollo.
Desde la revista siempre hemos defendido, y yo insisto a menudo en ello, que efectivamente la astronomía puede ser una excelente herramienta para ayudar a hacer del nuestro un mundo mejor. Y ello por lo que machaconamente suelo repetir: nos pone en perspectiva. Perdidos en la vorágine de la vida, vemos solo los árboles en vez del bosque, y últimamente con crisis tan graves como el cambio climático, la pandemia o una nueva guerra, el mirar a las estrellas puede parecer hasta algo frívolo y carente de importancia.
Pero niego la mayor. Si somos conscientes de lo extraordinario que es nuestro pequeño punto azul pálido en la inmensidad del espacio y del tiempo, del enorme valor que cada uno de los seres humanos tenemos desde una perspectiva cósmica, y de la fragilidad y maravilla de la vida en la Tierra, todos los argumentos que justifican cualquier clase de cortedad de miras sí que se convierten en algo frívolo y carente de importancia.
Quiero recordar aquí a propósito esa frase del recordado José Luis Comellas, de que la astronomía hace buenas personas. Mirar al cielo y compartir la experiencia de sabernos privilegiados en este vasto y hostil universo quizás no sirva para remediar a corto plazo ninguno de los problemas que nos acucian, pero sí estoy convencido de cuantos más seamos conscientes de ello, sí que puede ayudar a hacer un mundo mejor. ()

Ángel Gómez Roldán     Director Astronomía Magazine