Climatología del inframundo

619
Créditos de la imagen: NASA/JHUA/SWRI

Pequeño, frío y lejano, Plutón siempre ha sabido guardar muy bien sus secretos.

Hace justo un año que se produjo un hito en la investigación planetaria con la llegada de la sonda espacial de la NASA New Horizons a Plutón, que ha puesto de manifiesto con sus espectaculares fotografías y registros físicos-químicos, que este noveno y último planeta del Sistema Solar hasta el año 2006, y reclasificado como planeta enano a partir de esa fecha, es un mundo sorprendente, dinámico y singular, con temperaturas típicas de -230° C, notable actividad geológica y criovulcanismo, y cambios estacionales significativos en su tenue atmósfera de nitrógeno, metano y algo de monóxido de carbono. Estos cambios afectan a su albedo durante el recorrido de su órbita que dura 248 años, favoreciendo además la actividad medioambiental observada en su superficie, y que le otorga los característicos colores ocre-rojizos, grises, blancos y amarillentos que se aprecian en las extraordinarias imágenes recibidas.