Astronomía y cine

923

La bóveda celeste y todo lo que ella contiene, viendo el cielo como un techo que siempre ha sostenido las ilusiones y las leyendas humanas, ha estado presente en la cultura, el folclore y la transmisión de información de nuestra especie.

Los seres humanos somos animales tremendamente sociales. Desde que inventamos el lenguaje transmitimos nuestros conocimientos e ilusiones mediante el noble arte de contar historias. Somos bichos narrativos y prácticamente todo nuestro arte, desde que somos capaces de expresarnos, ha inspirado siempre nuestro poder narrativo.

Y sin duda también somos criaturas fundamentalmente visuales. Comprendemos mejor lo que expresamos y recibimos si esto contiene un componente visual, desde las interpretaciones que acompañaban las fábulas leídas alrededor de una hoguera y las pinturas rupestres de nuestros ancestros, hasta la moderna expresión de la narrativa audiovisual actual que es el cine. Y el espacio y sus misterios han sido una fuente primordial de anhelos, aventuras, desafíos, miedos y curiosidad.