Astrometeorología: la predicción del tiempo a largo plazo en clave astronómica

623
artículo-2-feb-2020
Cielo encendido, de vivos colores, al atardecer, interpretado desde la antiguedad como un indicador de cambio de tiempo a corto plazo . ( © www.pexels.com)

Desde nuestros orígenes, los seres humanos hemos observado el cielo, tanto el diurno como el nocturno, haciéndonos preguntas sobre todo lo que acontece en él y tratando de buscar respuestas. Tanto el origen de las distintas religiones (búsqueda de una explicación de lo sobrenatural) como, posteriormente, el establecimiento de la ciencia, tienen en la observación de la bóveda celeste (del firmamento y del medio atmosférico), su razón de ser. Pensando en meteorología, nuestros ancestros comenzaron a establecer primitivas reglas de predicción, basadas en los colores del cielo, el tipo de nubes y, algo más tarde, en el lugar de procedencia del viento. Fueron dándose cuenta de que los cambios en el aspecto del cielo solían traducirse en cambios de tiempo. Esto era importante para ellos, ya que su supervivencia dependía en gran medida de ello. Tener o no la posibilidad de salir a cazar (cuando vivían en cuevas) o disponer de buenas cosechas (cuando empezamos a cultivar la tierra) estaba íntimamente relacionado con los caprichos de la meteorología.