Aportaciones a la meteorología de algunos célebres astrónomos

739
La observación del cielo engloba tanto a la atmósfera como el firmamento. (© Claudio Ventrella / iStock)

La astronomía y la meteorología son primas hermanas que comparten observatorios. El estudio del cielo incluye tanto lo que acontece en el espacio como toda la fenomenología que tiene lugar en la delgada capa gaseosa que rodea el planeta. A lo largo de la historia, no han faltado astrónomos interesados en conocer lo que ocurre en la atmósfera.

La observación del cielo, tanto diurno como nocturno, ha sido uno de los principales motores de nuestro desarrollo como especie; una fuente continua de preguntas para las que hemos ido buscando respuestas. En ese largo camino, en el que todavía seguimos, surgió originalmente la astrología, cuya principal premisa es la supuesta influencia astral en nosotros y en los ciclos de la naturaleza, algo que no se sostiene científicamente. Con el establecimiento del método científico, surgieron dos disciplinas que ponen su foco de atención en el cielo: la astronomía y la meteorología. La primera de ellas sentó sus bases antes que la segunda, pero sus caminos, en cierta medida, han discurrido paralelos. Tanto en una como en otra encontramos una pléyade de grandes científicos que hicieron grandes aportaciones. Si pensamos en astronomía, nos vienen al momento a la cabeza nombres como Hiparco y Ptolomeo (los dos grandes «astrólogos» de la antigüedad), Galileo, Tycho Brahe, Kepler, Copérnico, Halley, Messier, Leverrier, William Herschel, Hubble… la lista es muy larga.

 

José Miguel Viñas

Artículo completo en la revista de julio-agosto de 2024.